Verbos transitivos e intransitivos

Llamamos verbos transitivos a los que necesitan un sintagma nominal (S.N.) en función de Complemento Directo (C.D.) para formar el Sintagma Predicado.

Los verbos intransitivos son por lo tanto verbos con significación completa. Un mismo verbo puede ser intransitivo en un contexto y transitivo en otro, mientras que hay verbos que solamente actúan como intransitivos.

Leer y analizar las oraciones:

Puedes decirse, pasando las oraciones 1) y 2) a voz pasiva:

Los verbos de las oraciones 1) y 2) iniciales llevan objeto directo y pueden pasar 21 la voz pasiva. Veamos otros ejemplos:

Los verbos de las oraciones anteriores, lleva, siga, reclaman entrega y despidió, se construyen con objeto directo.

Todos estos verbos reciben el nombre de transitivos por que su acción significado pasa del sujeto al objeto directo que la recibe.

Su nombre deriva del latín transire, que significa «transitar» o «pasar».

Los verbos núcleo de estas oraciones significan una acción que no pasa a un objeto, sino que queda en el sujeto mismo; no llevan objeto directo.

Los verbos núcleo de estas oraciones no llevan objeto directo, y no pueden pasar a la voz pasiva. Los verbos que responden a estas características reciben el nombre de intransitivos.

Dentro del grupo de los intransitivos, debe mencionarse u los copulativos. En efecto:

Los verbos copulativos son todos intransitivos (no admiten objeto directo y no pueden pasar a la voz pasiva).

Observemos atentamente las siguientes oraciones con verbos intransitivos:

1) Aquellos hombres callaron por miedo.
2) El piloto conducía magistralmente.
3) En la puerta del bar tropecé con el dueño.
4) Las campanas del convento repicaban lentamente.
5) Los truenos y los relámpagos brillaban a la distancia.
6) El gato dormía tranquilo en el sillón.
7) Jesucristo murió en la cruz para salvar a los hombres.
8) Ayer pensé mucho en tus padres.
9) Los pequeños artistas bailaban al compás de la música.

Un mismo verbo puede ser transitivo o  intransitivo según su significación y uso. Ejemplos

En la primera oración el verbo  compraron es transitivo.

Verbos pronominales

Ver estas oraciones:

En todas ellas los verbos aparecen ton forma pronominal que repiten la persona y número del sujeto.

En l) Nosotros nos ->l.a persona del plural.
En 2) Tú te   ->   2.a persona del singular.
En 5) El se  -> 3.a persona del singular.

Estos verbos reciben el nombre de pronominales.

Estos verbos pueden ser necesariamente pronominales u ocasionalmente pronominales.

Los necesariamente pronominales son los que siempre llevan pospuesto en su infinitivo la forma pronominal se. Ejemplo:

quejarse   jactarse   atreverse   engreírse

(Estos verbos tienen carácter intransitivo.)

Ocasionalmente pronominales son los que, usándose comúnmente con pronombre sujeto, admiten a veces la forma pronominal de igual persona que el sujeto.

Ejemplo:

quedar quedarse yo me quedo
lavar lavarse tú te lavas
golpear golpearse él Se golpea

Ver estas oraciones:

En estas oraciones los verbos aparecen junto a formas pronominales que repiten la persona y número del sujeto; sin embargo, la forma pronominal no desempeña en todos los casos la misma función sintáctica: se impone, por lo tanto, una clasificación de los verbos pronominales.

Verbo pronominal es aquel que se conjuga acompañado de una forma pronominal que repite la persona y número del sujeto (arrepentirse, irse, lavarse, etc.).

Los verbos pronominales se clasifican en:

1) Reflejos
a) Reflejos puros o propiamente dichos.

En las oraciones l) y 2) las formas pronominales te y os funcionan como objeto directo y se reconocen porque es posible añadir a ellas el refuerzo reflexivo a ti mismo, a vosotros mismos.

En las oraciones 3) las formas 0s, funcionan como objeto indirecto, ya que objeto directo son el cabello.

En los verbos reflejos puros la forma pronominal desempeña la función de objeto directo y si ya lo hay, de objeto indirecto. Se reconocer porque siempre es posible añadir el refuerzo reflexivo a mí mismo (me peino a mi mismo), a ti mismo (te lavas a ti mismo) a si mismo (se conoce a si mismo) etcétera; donde a mí mismo, a ti mismo, así mismo funcionan sintácticamente como objeto directo duplicado de me, te y se.

Sintetizando: En los verbos reflejos puros, desde el punto de vista semántico, la acción del verbo retoma al sujeto. Desde el punto de vista sintáctico  la forma pronominal que acompaña a estos verbos es objeto directo u objeto indirecto.

b) Recíprocos.

Estos verbos reciben el nombre de recíprocos, y se incluyen dentro del grupo de los reflejos. La forma pronominal que los acompaña desempeña la función de objeto directo, y, si ya lo hay por ejemplo, en la oración 2): nos confiamos nuestras penas, de objeto indirecto. Se reconocen porque admiten los circunstanciales intensificadores mutuamente, el uno al otro, recíprocamente, entre sí. Estos verbos se emplean siempre en plural.

Sintetizando: Semánticamente los verbos recíprocos expresan un arción mutuo; desde el punto de vista sintáctico,  la forma pronominal que los acompaña es objeto directo u objeto indirecto.

2) Clausi-reflejos

Las formas pronominales se, me, te, en estas cuatro oraciones no funcionar como objeto directo ni como objeto indirecto. Se reconocen porque no admiten refuerzo reflexivo ni circunstancial intensificador (no es posible decir: «se fue a sí mismo a la calle», como tampoco: «nos enojaremos mutuamente si no comprendes»). La forma refleja es aparente, por cuyo motivo recibe el nombre de signo de causi-refleja (el prefijo cuasi Significa parecido a, pero que no es). Por tanto como su nombre lo indica, los verbos cuasi-reflejos se parecen a los reflejos, pero no lo son.

Sintetizando: En los verbos cuasi-reflejos la forma pronominal no es objeto directo ni objeto indirecto, y recibe el nombre de signo de cuasi­refleja.

De todo lo expuesto se puede deducir que mientras que los verbos reflejos y recíprocos son verbos transitivos, los verbos cuasi­reflejos son intransitivos.

Se puede finalmente establecer la siguiente síntesis:

Resumen

Cuando el verbo pronominal lleva ciertos pronombres enclíticos, por ejemplo nos y os, se pierde la s de las primeras personas del plural; por eso debe escribirse; rogámonos, resignémonos, vámonos, etc. Lo mismo, rogámoos, términoos, etc., aunque conviene en estos casos colocar antepuesto el pronombre: Os rogamos, OS temimos, Os esperamos. Puede ahora completarse la clasificación sintáctica de los verbos:

TRANSITIVOS

INTRANSITIVOS

Así,  los verbos transitivos pueden ser pronominales (ya sean reflejos: «me lavo», o recíprocos: «se saludan») o no pronominales: (por ejemplo, tener).

Los verbos intransitivos también pueden ser pronominales o no, pero, como además se habían distinguido ya dos subgrupos dentro de ellos (copulativos y no copulativos), se tendrá ahora cuatro posibilidades:

1) Intransitivos no pronominales copulativos (ser., por ejemplo).
2) Intransitivos no pronominales no copulativos (por ejemplo, morir).
3) Intransitivos pronominales copulativos (por ejemplo, volverse: «se volvió loca»).
4) Intransitivos pronominales no copulativos (por ejemplo, irse: «Me fui de allí»).

CONJUGACIÓN DEL VERBO NOMINAL QUEJARSE

MODO INDICATIVO

TIEMPOS SIMPLES

TIEMPOS COMPUESTOS

Presente Pretérito perfecto
me quejo
te quejas
se queja
nos quejamos
os quejáis
se quejan
me he quejado
te has quejado
se ha quejado
nos hemos quejado
os habéis quejado
se han quejado
Pretérito perfecto Pretérito pluscuamperfecto
me quejaba
te quejabas
se quejaba
nos quejábamos
os quejabais
se quejaban
me había quejado
te habías quejado
se había quejado
nos habíamos quejado
os habíais quejado
se habían quejado
Pretérito indefinido Pretérito anterior
me quejé
te quejaste
se quejó
nos quejamos
os quejasteis
se quejaron
me hube quejado
te hubiste quejado
se hubo quejado
nos hubimos quejado
os hubisteis quejado
se hubieron quejado

 

Futuro imperfecto Futuro perfecto
me quejaré
te quejarás
se quejará
nos quejaremos
os quejaréis
se quejarán
me habré quejado
te habrás quejado
se habrá quejado
nos habremos quejado
os habréis quejado
se habrán quejado

 

MODO SUBJUNTIVO

Presente Pretérito perfecto
me queje
te quejes
se queje
nos quejemos
os quejéis
se quejen
me haya quejado
te hayas quejado
se haya quejado
nos hayamos quejado
os hayáis quejado
se habrán quejado
Pretérito perfecto Pretérito pluscuamperfecto
1.a y 2.a forma
me quejara o quejase
te quejaras o quejases
se quejara o quejase
nos quejáramos o quejásemos
os quejarais o quejaseis
se quejaran o quejasen
1.a y 2.a forma
me hubiera o hubiese quejado
te hubieras o hubieses quejado
se hubiera o hubiese quejado
nos hubiéramos o hubiésemos quejado
os hubierais o hubieseis quejado
se hubieran o hubiesen quejado
Futuro imperfecto Futuro perfecto
me quejare
te quejares
se quejare
nos quejáremos
os quejareis
se quejaren
me hubiere quejado
te hubieres quejado
se hubiere  quejado
nos hubiéremos quejado
os hubiereis quejado
se hubieren  quejado

 

MODO POTENCIAL

Simple Compuesto
me quejaría
te quejarías
se quejaría
nos quejaríamos
os quejaríais
se quejarían
me habría quejado
te habrías quejado
se habría quejado
nos habríamos quejado
os habríais quejado
se habrían quejado

 

MODO IMPERATIVO

quéjate
quéjese
quejémonos
quejaos
quéjense

Verificar cómo varia la índole del verbo según su significado y oficio en la oración.

Ejemplos:

a) El verbo desmayar puede ser: transitivo, intransitivo o intransitivo cuasi­reflejo (pronominal).

b) El verbo detener puede ser: transitivo o intransitivo cuasi-reflejo (pronominal).

C) El verbo partir puede ser: transitivo, intransitivo o intransitivo cussi­reflejo (pronominal).

d) El verbo parar puede ser transitivo, intransitivo o cuasi-reflejo (pronominal).

Verbos impersonales o unipersonales

Examinemos:

1) Llovió sobre la ciudad.
2) Alboreaba cuando volvió.
3) Nevaba en las montañas.
4) Helará mucho en la Campiña.
5) Tronaba permanentemente.
6) Anocheció temprano por la tormenta.

Se observa que en estas oraciones loa  verbos se construyen sin sujeto y están modificados por circunstanciales. Estos verbos reciben el nombre de impersonales. Los que como en las oraciones anteriores, denotan fenómenos de la naturaleza se aman unipersonales, porque solamente se usan en tercera persona del singular en cualquier tiempo y modo.

Hay otros verbos que, usados en la tercera persona del singular, adquieren valor impersonal (son núcleo de oraciones unimembres):

Haber:

1) Hay noticias tristes.            3) Habrá cambios.
2) Hubo tormenta.                  4) Que no haya abusos.

El verbo haber va siempre en tercera persona del singular, aunque lo acompañe un sustantivo en plural (que sintácticamente desempeña la función de objeto directo).

Haber se comporta como unipersonal cuando se emplea seguido de la conjunción que y otro verbo en infinitivo:

1) Hay que rezar.
2) Había que saber.
3) Habrá que estudiar para aprobar el examen.

- Estar:

l) Está nublado.           2) Estaba lluvioso.

- Ser

1) Es tarde para quedarme.
2) Será justicia.
3) Fue tarde para auxiliarlo.
4) Era un día lluvioso.

Hacer:

1) Hace frío en el patio                                  2) Hizo calor.
3) Hará un tiempo de aquello.                       4) Haría años.

El verbo hacer siempre se usa en singular y el sustantivo que lo acompaña desempeña la función de objeto directo.

La forma pronominal se unida a verbos en tercera persona del singular puede dar lugar también a oraciones unimembres (la forma pronominal y el verbo son núcleo de dichas oraciones).

1) Se culpa a inocentes.                                 4) Se esperan invitados.
2) Se descansa poco.                                     5) No se admiten menores.
3) En el salón no se respira.

Desde el punto de vista sintáctico, estos verbos son cuasi-reflejos; pero, a diferencia de los verbos cuasi-reflejos vistos, que admitían todas las personas, estos cuasi-reflejos sólo admiten la tercera persona del singular, constituyéndose en núcleo de oraciones unimembres (sin sujeto). En estas oraciones unimembres hay una señal sintáctica, que es el signo de cuasi­refleja impersonal se. En las oraciones 1). 4) y 5) estas construcciones verbales (constituidas por el verbo en tercera persona del singular y el signo del impersonal se) reciben como modificador un objeto directo [no así en las oraciones 2) y 3)]. Se puede, por lo tanto, distinguir en este grupo dos subgrupos:

a) con objeto directo,
b) sin Objeto directo.

Otros verbos en tercera persona del plural:

1) Dicen que habrá guerra.                 4) Anuncian tormenta.
2) Llaman por teléfono.                      5) Comentan que renunciarás
3) Golpean a la puerta.

En estas oraciones, el sujeto no aparece y no puede reponerse. Por otra parte, en «llaman por teléfono», «golpean a la puerta», el sujeto gramatical que podríamos intentar reponer (ellos) no se corresponde con el sujeto semántico, ya que es uno el que llama por teléfono y no varios y es, normalmente, alguien quien golpea a la puerta y no un contingente de individuos.

Sin embargo, estos verbos en un contexto diferente, pueden perder su valor impersonal y ser núcleos de predicado en oraciones bimembres.

VERBOS IMPERSONALES

Verbos auxiliares

Observar los siguientes ejemplos:

 

En las oraciones 1) y 2) los verbos había y fue aparecen antepuestos a los participios comido y encontrado y se unen a ellos para formar frases verbales.

Haber y ser funcionan, pues como verbos auxiliares.

Verbo auxiliar es aquel que, unido a una forma no personal del verbo, constituye una unidad de significación.

En la construcción formada por verbo auxiliar + auxiliado (el participio que aparece detrás), el verbo auxiliar constituye el núcleo Sintáctico, mientras es el auxiliado el centro de significación, el que aporta el contenido.

Auxiliar y auxiliado forman una frase verbal y funcionan como una unidad. Así, había comido constituye el núcleo del predicado en la oración l) y fue encontrado el núcleo del predicado en la oración 2). Es el verbo auxiliar el que manifiesta los accidentes de personas, número, tiempo y modo.

El verbo auxiliar haber, al conjugarse antepuesto al participio invariable de un verbo, forma los tiempos compuestos de dicho verbo (así, había comido es la primera o tercera persona del singular de un tiempo compuesto de comer).

El verbo ser, al conjugarse antepuesto al participio variable de un verbo, forma los tiempos y modos de la voz pasiva de dicho verbo (así, fue encontrado es la tercera persona del singular del pretérito indefinido del verbo encontrar).

En la oración 3), en cambio,  el verbo ser no funciona como auxiliar de otro verbo, sino constituye por sí mismo el núcleo del predicado.

Por lo tanto, el verbo Ser puede utilizarse:

1) Con el significado de existir. «Dios es

2) Como verbo copulativo, con un modificador obligatorio (predicativo): «Pasteur fue el descubridor de la vacuna antirrábica».

3) Como verbo auxiliar, con un modificador obligatorio, que es siempre un participio variable, dando < origen a la frase verbal pasiva (en este caso ser + participio funciona como una unidad sintácticamente): «El fue encontrado por los pescadores».

Podemos, además, diferenciar sintácticamente las construcciones ser + participio variable = frase verbal pasiva y ser + predicativo. En efecto, en este último caso es posible la conmutación léxica y estructural del predicativo, entendiendo por conmutación léxica la de un vocablo por otro y por conmutación estructural la de una palabra o construcción: diferente. Así:

Hemos conmutado la construcción md + n + mi por una construcción diferente, donde no hay núcleo, sino que los dos constituyentes se exigen mutuamente (la construcción sujeto-predicado que constituye la proposición subordinada quien descubrió la vacuna antirrábica).

En el segundo caso, en cambio,

Sólo es posible la conmutación léxica: no es posible cambiar el participo sino por otro participio:

El objetivo fue: { Encontrado por los submarinistas, hallados

En este caso, entonces, el verbo ser forma, unido al participio variable (él fue hallado, pero ella fue hallada), una construcción de estructura fija que llamamos frase verbal pasiva.

El verbo haber, por su parte, puede utilizarse:

l) Como verbo impersonal o unipersonal (sólo en tercera persona del singular), con un modificador obligatorio (Objeto directo): ¿Habrá hombres capaces de hacerlo?
2) Como verbo auxiliar,  con un modificador obligatorio que es siempre un participo invariable, dando origen a una frase verbal activa: se forman así los tiempos compuestos del verbo que aparecen en participio.

Por ejemplo: ¿Habrá leído muchos libros?

También aquí es posible diferenciar sintácticamente estas construcciones.

Es posible la conmutación estructural del objeto directo: se puede conmutar la construcción n + md por la construcción sujeto-predicado que constituye proposición subordinada quienes sean capaces de hacerlo.

En cambio, en ¿Habrá leído muchos libros? Sólo es posible la conmutación léxica. Así:

¿Habrá { Leído muchos libros?
{ comprado

donde el participio no puede ser remplazado sino otro participan. En este caso el verbo haber forma, antepuesto a un participio invariable, una construcción de estructura fija (una frase verbal ctiva) y, al conjugarlo, obtenemos los tiempos compuestos del verbo en participio.

Por lo tanto:

auxiliar
HABER + participio invariable=frase verbal activa (tiempos compuestos)

Otros verbos pueden funcionar como auxiliares, seguidos de infinitivo o gerundio.

poder
querer
empezar a
comenzar a
entrar a
romper a
volver a
+ infinitivo
+ infinitivo
+ infinitivo
+ infinitivo
+ infinitivo
+ infinitivo
+ infinitivo
terminar de
concluir de
soler
acostumbrar
seguir
estar
etc.
+ infinitivo
+ infinitivo
+ infinitivo
+ infinitivo
+ gerundio
+ gerundio
+ gerundio