Normas de la vida cotidiana

El comportamiento y la convivencia de los seres humanos se regulan por normas. Por ellas, se entiende las reglas por seguir a las que se ajustan las conductas y actividades humanas. En este sentido, existen distintos tipos de normas u órdenes normativos que regulan los diversos ámbitos humanos: normas morales o éticas, convencionalismos y normas sociales, religiosas y jurídicas.

Estas últimas son un tipo de normas sociales, pero no todas las normas sociales son normas jurídicas.

ALGUNOS TIPOS DE NORMAS

Morales

Sociales

Jurídicas

Las normas morales sirven para definir lo positivo o perjudicial para la conducta humana. Son internas, por lo que no están escritas ni existen instituciones que velen por ellas, sino que se encuentran en la conciencia de  las personas y se respetan por convicción, ya que las fija el propio individuo. En consecuencia, cuando son violadas, la persona siente culpa, aunque no haya una autoridad externa que le obligue a cumplirlas. También conocidas como convencionalismos sociales, establecen cómo debe actuar el individuo de acuerdo con los valores del grupo social al que pertenece  o desea integrarse. No están escritas ni son obligatorias, y tampoco existe una autoridad externa que las sancione, pero son observables en la vida social cotidiana y su falta de cumplimiento conlleva al rechazo del grupo social o el remordimiento personal. En cambio, si se respetan, la recompensa es la aceptación y armonía social. Un ejemplo de convencionalismo social es la caballerosidad. Las normas jurídicas las establece la autoridad legislativa y son obligatorias, ya que no cumplirlas implica una sanción, por lo que hay instituciones y reglamentos que verifican su cumplimiento. Particularmente, las normas jurídicas cuentan con cuatro características esenciales: son heterónomas, bilaterales, exteriores y coercibles.

La aplicación de las normas jurídicas, es decir, de las leyes del derecho, requiere una autoridad jurídica. Esta autoridad es la persona o grupo de personas que cuenta con el poder para mandar, decidir y actuar conforme a derecho, en otras palabras, conforme a la ley. Un Estado de derecho es aquel donde hay un gobierno de leyes, que garantiza los derechos ciudadanos.

Cuando violentamos las normas, alteramos la armonía social. Las normas jurídicas existen para garantizar los derechos de todos y evitar daños a los miembros de la sociedad. Nuestra libertad termina donde comienza la de los demás.

Como ya se mencionó, los humanos no podemos permaneces aislados por que nos agrupamos para conseguir objetivos que no obtendríamos de manera individual y que, no en pocas ocasiones, son necesarias incluso para sobrevivir. El derecho nace a partir de que el ser humano convive en sociedad. Es decir, los seres humanos adquieren derechos únicamente desde que son seres sociales, porque antes de serlo la noción de derecho carecería de sentido, ya que no existirían relaciones por regular.

El derecho es el orden normativo o conjunto de normas que regula el comportamiento humano dentro de una sociedad. Entonces, el derecho como ciencia estudia ese conjunto de normas jurídicas. Y es positivo cuando crea leyes, resoluciones o reglamentos aplicados por el Estado y sus instituciones para el cumplimiento de este orden normativo.

Vivir en una sociedad regulada con normas es indispensable para organizar la convivencia social y garantizar el respeto a los derechos de todos sus miembros, por lo que una norma, ley o regla, surge de un acuerdo entre la autoridad y los integrantes de la sociedad para velar por valores y derechos como la libertad, la justicia, la igualdad, la paz, el respeto o la seguridad.

En el ámbito moral, los valores no son objetos ni elementos de ella, sino cualidades. Estas cualidades tan especiales, a pesar de que no pertenecen al mundo físico, han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad, ya que para los seres humanos siempre han existido conceptos valiosos, tales como el bien, la verdad, la belleza, la felicidad.

Los valores son creencias y convicciones de que ciertas cualidades son buenas, justas, bellas o preferibles frente a otras. Por lo tanto, los valores son nuestra guía para tomar decisiones y actuar, además de ser un medio de transmisión de la cultura de una determinada época y lugar.