La plataforma litoral

Las terrazas marinas, o plataformas litorales, son llanuras creadas por la acción erosiva del oleaje. Este modelado costero se forma cuando el material erosionado procedente de acantilados es transportado mar adentro a través de una llanura de abrasión marina.

La llanura crece a medida que el acantilado retrocede. La formación de estas enormes llanuras marinas se produce a través de una lentísima elevación del nivel del mar durante un considerable periodo de tiempo.

El retroceso de los acantilados

El retroceso del acantilado no puede ser uniforme, pues las rocas que lo constituyen no siempre tienen la misma dureza y tampoco el ataque del mar se deja sentir con igual empuje en todas sus partes. De ello resulta que el retroceso es irregular, formándose salientes y pequeños cabos allí donde los materiales son más duros.

Estos accidentes, al irse aislando, darán lugar, primero a pequeñas penínsulas, terminado más tarde por constituir islotes, que con el tiempo terminan por perder tamaño hasta quedar reducidos a escollos casi o totalmente recubiertos por el mar.

Playas

Las playas son sino la prolongación del territorio llano del interior, que llega hasta el mismo borde del mar adquiriendo enormes extensiones.

En las playas las olas rompen de frente o con muy escasa inclinación con respecto a la dirección del litoral, lo que explica la falta de transporte. La arena y materiales que las forman siguen el movimiento de vaivén del oleaje, pero sin cambiar de sitio en algunos casos.

Si las olas, en lugar de encontrar la línea de la costa de frente, rompen sobre ella en sentido oblicuo, parte de su esfuerzo se emplea en arrastrar los materiales que forman la playa, de tal modo que los detritos de ésta o del acantilado se desplazan con lentitud a lo largo del litoral.  Los elementos gruesos no van muy lejos, pero los materiales finos, y entre ellos las arenas, recorren a veces distancia muy grandes, llevados en saltación o por tracción en suspensión por la corriente costera originada por el oleaje.

Fiordos

Entrante de mar o bahía estrecha, que se introduce tierra adentro entre paredes rocosas abruptas. Generalmente tienen brazos laterales que salen del cauce principal. Las paredes de un fiordo continúan por debajo de la superficie del agua. Normalmente son menos profundos cerca de la desembocadura, y más en el interior.

La mayor parte de los fiordos del mundo se localizan a lo largo de la costa de Noruega. Sognafjorden, el más largo de todos, se introduce unos 204 km tierra adentro y llega a alcanzar una profundidad de más de 1.308 metros.

Otros lugares en donde se localizan fiordos son las costas de la Columbia Británica, Alaska, Islandia, Groenlandia, Nueva Escocia, Maine, el sur de Argentina, Chile y Nueva Zelanda. El fiordo más largo del mundo es la ensenada Admiralty, en la costa noroeste de la Tierra de Baffin, con unos 32 km de ancho en su entrada, y estrechándose a lo largo de sus 370 km de longitud. Las ensenadas llamadas lochs (rías) o firths (estuarios), que recortan las costas de Gran Bretaña son iguales a los fiordos.

Publicado en Científicas