Oceanología

Las aguas marinas, igual que las que corren por la superficie de los continentes e islas, ejercen acciones destructoras y constructivas muy intensas; siendo las del  mar características por la sedimentación de su sensible labor destructora en la línea de costa.

El desmenuzamiento y el arrastre de los materiales, tanto de los que forman el mar, como de los que los ríos transportan a él, se efectúan mediante dos movimientos principales de las aguas: el oleaje y las corrientes marinas.

El movimiento del mar

Las aguas del mar, incluso en los mares más tranquilos y con tiempo de calma, rara vez están quietas. A causa del viento, aun en el caso de brisas suaves, están animadas de un movimiento oscilante o vibratorio vertical, que dan origen a;

– Las ondas, es la agitación producida en la superficie de las aguas tranquilas producidas por algún objeto lanzado produciéndose así las ondas concéntricas que se expanden sin desplazar a los objetos que flotan sobre las aguas.

– Las olas, caracterizada por producirse con vientos más o menos fuertes. Puede consistir en un simple rozamiento de la superficie de las aguas o llegar a adquirir tamaños insospechados, cuando el huracán, con feroz empuje, impulsa violentamente a la superficie líquida. El mar forma cabrillas o palomitas, cuando el viento sopla, y la ola se ve forzada y tiende a caer hacia el lado en que avanza llegándose a formar en la cresta una pequeña masa espumosa.

Olas de interferencia, cuando por razones diversas las olas se encuentran según ángulos distintos, fenómeno muy frecuente y característico en el centro de los ciclones o tifones Las olas denominadas de marea son debidas a fenómenos de interferencia originadas después de una serie de olas de tamaño ordinario.

El rompimiento de las olas, Al llegar la ola cerca del obstáculo, crece, se empina y disminuye de anchura, e impulsada por su misma velocidad pierde el equilibrio y se estrella sobre las peñas que forman la costa, elevándose a notable altura. Este equilibrio se va acentuando cada vez más u da origen, primero a que la ola adquiera mayor altura, y luego, a que su cresta caiga hacia adelante y rompa sobre la playa, en un movimiento que en apariencia es como si la ola se arrollase y rodase sobre la arena.

Longitud de onda, es  la distancia de entre una cresta de ola y la siguiente o la precedente del oleaje y es expresada en metros.

Las corrientes marinas

Se distinguen dos tipos de corrientes marinas:

  • Las generales, ocasionadas por movimientos producidos por el viento y las distintas temperaturas que presentan los mares en sus capas superficiales;
  • Las costeras,   que en la mayoría de los casos son debidas a la marea o a los vientos locales de las regiones en donde actúan.

Corrientes cálidas y frías

Las aguas cálidas son de forma circular, es decir que sus aguas recorren los mares y teóricamente, regresan al punto de partida, sin embargo algunas ramas pueden desprenderse  de ellas y avanzar en los mares más fríos hasta perderse allí.

Las frías, casi nunca son cíclicas, sino lineales y parece que son atraídas por el remolino producido por las anteriores.

Las cálidas se agrupan hacia el norte y sur del ecuador, estando comprendido su ciclo entre dicha línea geográfica y los 40° a los 45° de latitud norte y sur, si bien se mezclan entre ellas, formando fajas, ramas frías. Éstas por lo general, se dirigen de norte a sur en el hemisferio boreal y de sur a norte en el austral, sufren  como el viento el desvío por el movimiento de rotación de la Tierra.

Clasificación de las corrientes marinas

  • Corrientes oceánicas, son aperiódicas o con periodos muy largos, como el caso de las monzónica. Transportan considerables masas de agua a distancias de millares de kilómetros afectando a la capa de agua superficial.
  • Corriente de marea, son periódicas, diurnas o semidiurnas y están afectadas por la atracción lunar.
  • Corrientes que acompañan al oleaje y la marejada, son las responsables de las grandes modificaciones del litoral en el curso de las tempestades, bajo el efecto de corrientes que pueden alcanzar velocidades de 0,50 m/seg.
  • Corriente de turbidez, coexisten casi siempre con otras corrientes, teniendo una gran influencia en sus génesis y extensión, como por ejemplo en las grandes corrientes oceánicas.
  • Corrientes de densidad, se debe a la presencia vertical de dos masas de agua con densidades diferentes, de modo que la superior tenga mayor densidad que la inferior y la superficie isobárica sea oblicua, actuando sobre ambas masas la fuerza de coriolis que facilita el desplazamiento de una sobre otra.
Publicado en Científicas