Rigidez y plasticidad de las rocas

Cuando los paquetes de estratos se hallan comprimidos por las fuerzas orogénicas, reaccionan de diferente manera a tenor de su plasticidad. En su conjunto, las zonas orogenias se Pliegan, mientras las zonas cratógenas se abomban primero y se fracturan profundamente después.

Formas tectónicas

Tectónica alpídica, Se caracteriza por ser una zona de extremada movilidad tectónica. Las formas elementales de tectónica alpídica son los pliegues, especie de ondulaciones que presentan los estratos, en todo semejantes a las olas que accidentan la superficie del mar.

El pliegue mas elemental se llama anticlinal o domo, forma convexa, opuesta al siclinal o cubeta. Elementos geométricos en un anticlinal sencillo:

  • Eje del pliegue o línea de máxima convexidad;
  • Flacos o vertientes;
  • Plano axial, en el que está contenido el eje, y charnelas, líneas paralelas al eje, formadas en la intersección de los flancos  con el plano axial.

En los flancos del pliegue los estratos tienen un buzamiento, es decir están inclinados, con mayor o menor intensidad en sentido contrario, pero en los extremos del pliegue los estratos buzan periclinamelmente, pasándose de modo insensible de uno a otro flanco.

Tectónica germánica, Se localiza de modo exclusivo en las zonas de rocas ya muy consolidadas, es decir, las regiones de poca movilidad tectónica.

Los fenómenos tectónicos germánicos alcanzan un grado álgido de complicación cuando aparecen las roturas. Estos accidentes pueden engendrarse de dos modos distintos, según procedan del estiramiento, laminación y milonitización de un flanco de un tipo cualquiera de pliegue, o se formen en materiales extremadamente rígidos

En las zonas cratógenas, de elevada rigidez, sometidas a los esfuerzos orogénicos, se producen abombamientos y depresiones de gran radio de curvatura, que han sido denominados meganticlinales. En ellos cuando se rebasa, el límite de deformación del material, se producen roturas, localizadas sobre todo en las zonas de máxima deformación.

Estas roturas pueden ser desde simples soluciones de continuidad en los materiales, hasta  dislocaciones que pueden desplazarse verticalmente por descompresión. En el primer caso denominada diaclasas, y fallas en el segundo.

Publicado en Científicas