Salud y enfermedad

Salud es una condición que todos tratamos de alcanzar y mantener, pues de ella depende- en gran medida- nuestra felicidad.

El continuo proceso de adaptación al medio ambiente que vive nuestro organismo – del cual te hemos hablado en números anteriores- está precisamente destinado a lograr un adecuado estado de salud.

Bienestar completo

Los términos salud y enfermedad tienen significados más trascendentes que los que habitualmente se les asignan.

Ello se refleja en la definición que ha hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) de salud: “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad o afecciones”. Esto nos recuerda que el hombre no es sólo es un ser físico, sino también un ser psíquico y social. Por lo tanto, enfermedad – además de estar postrado en cama- incluye la pérdida, alteración o desorden de las óptimas condiciones tanto físicas, como mentales y sociales.

Preocupación social

Un organismo sano permite al hombre realizar normalmente sus actividades. Mientras mejor es el estado de salud de una comunidad, mayor es la aptitud para el trabajo. Hay más producción, más fuentes de riqueza y, por consiguiente, más bienestar general.

Por ello, la salud es una preocupación de toda la sociedad por prevenir y combatir las enfermedades.En este contexto, la definición de la OMS nos hace mirar la salud desde una perspectiva más amplia que simple la ausencia de afecciones o enfermedades.

El hombre ha luchado constantemente contra la enfermedad, buscando la prolongación de la vida y defendiendo la salud.

En la segunda mitad del siglo XIX, ilustres científicos consagraron su vida a esta tarea. Entre ellos, Eduardo Jenner , Louis Pasteur, Roberto Koch, Joseph Lister. El biólogo francés Louis Pasteur (1822-1895) destaca brillante porque fue el primero en formular una hipótesis sobre la existencia de los microbios , y demostrar su validez. Por ello es considerado uno de los más grandes investigadores de la ciencia moderna.

Distintos tipos

Los cientificos han clasificado las dolencias de acuerdo a distintos tipos, que te detallamos a continuación:

- Enfermedades nutricionales: se producen cuando la alimentación es inadecuada, ya sea en calidad o en cantidad.
- Enfermedades infectocontagiosas: causadas por microbios patógenos.
- Enfermedades degenerativas: originadas por la degeneración o desgaste de un órgano.
- Enfermedades funcionales caracterizadas por el anormal funcionamiento de algún o algunos órganos del cuerpo.
Enfermedades mentales son perturbaciones en la conducta de la persona y, por lo tanto, alteran su equilibrio psicológico.
- Enfermedades traumáticas originadas por golpes o accidentes.
- Enfermedades hereditarias: causadas por factores que residen dentro del propio organismo, por herencia de los padres.
- Enfermedades alérgicas: se deben a la acción conjunta de un factor interno y otro factor externo, ocasionando el fenómeno de la alergia. Esta puede ser de naturaleza respiratoria, cutánea o digestiva.
- Enfermedades profesionales: son aquellas que se desarrollan como resultado del ejercicio de una determinada actividad o profesión.

Agentes patógenos

De los distintos tipos de enfermedades que te presentamos, queremos que conozcas algo más de aquellas de tipo infectocontagioso , por la influencia que ellas han ejercido en el quehacer humano.

Los agentes que producen las enfermedades infectocontagiosas o transmisibles, se presentan como una gran variedad de microorganismos o gérmenes patógenos , llamados así pues generan estos males.

La mayoría de los agentes patógenos son parásitos (viven a expensas de otro). Algunos de ellos no causan daño, por lo tanto, aunque estén presentes en un organismo no aparecen síntomas de enfermedad. Además, pese a que gran parte de las enfermedades infecciosas están relacionadas con la presencia de parásitos, no todos los parásitos son patógenos, y no todos los patógenos son parásitos.

Los Virus

Virus (en latín, ‘veneno’), entidades orgánicas compuestas tan sólo de material genético, rodeado por una envuelta o envoltura protectora. El término virus se utilizó en la última década del siglo XIX para describir a los agentes causantes de enfermedades más pequeños que las bacterias. Carecen de vida independiente, pero se pueden replicar en el interior de las células vivas, perjudicando en muchos casos a su huésped en este proceso. Los cientos de virus conocidos son causa de muchas enfermedades distintas en los seres humanos, animales, bacterias y plantas.

Los virus no presentan una estructura celular, no se mueven por sí solos y no pueden desarrollar actividades vitales en forma independiente.

Cuando los virus se reproducen , lo hacen dentro de las células vivas a las cuales infectan. Se puede decir que los virus son parásitos obligados: viven sólo cuando invaden células vivas, y pueden ser cultivados sólo en tejidos vivos.

Los virus tienen un tamaño pequeñísimo. El diámetro de aquellos que son responsables de las enfermedades humanas varía entre las 15 y 300 millonésimas de milímetro.

Las bacterias

Bacteria (del griego, bakteria, ‘bastón’), nombre que reciben los organismos unicelulares y microscópicos, que carecen de núcleo diferenciado y se reproducen por división celular sencilla. orrientemente la palabra bacteria se asocia a enfermedad; sin embargo las bacterias patógenas constituyen una minoría del total.

Las bacterias son organismos microscópicos unicelulares que se encuentran en cualquier parte en la cual pueda existir vida y -la mayoría de las veces- en gran número.

Para el hombre, no todas las bacterias son patógenas. Muchas de ellas son útiles para actividades como la agricultura y en el propio organismo humano. Por ejemplo, la flora bacteriana del intestino, permite digerir la celulosa de algunos alimentos, y las llamadas saprófitas, realizan la putrefacción de las materias orgánicas.

Atendiendo a su forma, las bacterias pueden ser clasificadas en:

- Esféricas o cocos.
- Alargadas o bacilos.
- Espiriladas o espirilos.

La razón por la cual muchas bacterias son parásitas es que ellas carecen de clorofila, por lo que no pueden sintetizar sus nutrientes. Por lo mismo son patógenas, causando la enfermedad por la producción de una sustancia tóxica llamada toxina.

Las condiciones indispensables para que las bacterias puedan reproducirse son: que tengan alimento, que haya oxígeno, que exista la temperatura adecuada – idealmente 37 grados Celsius-, y que exista humedad y oscuridad.

De este modo, l a bipartición de ellas se produce, en término medio, una vez cada 30 minutos. Así, en el lapso de 24 horas, las bacterias podrían llegar en un organismo a la fabulosa cantidad de 75 billones de descendientes.

Conozcamos otros gérmenes

Además de los virus y las bacterias, existen otros gérmenes patógenos que queremos que conozcas. Ellos son las rickettsias, los hongos y los protozoos, responsables de molestas afecciones al organismo humano.

Rickettsias

Se trata de un pequeño grupo de microorganismos causantes de algunas enfermedades infecciosas. Las rickettsias son de menor tamaño que las bacterias y más grandes que los virus. Poseen características de estos dos grupos. Son unicelulares, y se reproducen por fisión (igual que las bacterias), pero sólo pueden crecer y reproducirse en células vivas (como los virus).

Hongos

Son microorganismos celulares vegetales, sin clorofila . Esto los convierte en heterótrofos, lo que quiere decir que no sintetizan su alimento y dependen de otros seres para sobrevivir. En algunos casos, los hongos sintetizan sustancias de gran utilidad, como la penicilin a. Generalmente viven sobre sustancias en descomposición.

Protozoos

Son animales unicelulares y su tamaño varía entre dos y veinte micrones, movilizándose por medio de pseudópodos, cilios o flagelos. Las formas de los protozoos son tan variadas, que no podría hacerse una caracterización de ellos. Ejercen su acción patógena sobre animales superiores y en el hombre. Muchas de las llamadas enfermedades tropicales son producidas por los protozoos.

Etapas de una enfermedad

Uno de los aspectos fundamentales de las enfermedades infectocontagiosas es su carácter evolutivo . Es decir, el mal evoluciona desde una fase de incubación a otra de invasión y localización, hasta llegar a una fase final. Esta puede ser el restablecimiento de la salud o la muerte del paciente.

Analicemos las etapas de una enfermedad cuando ésta se supera.

- Período de incubación: comprende desde la entrada de los gérmenes al organismo hasta la aparición de los primeros síntomas. En esta etapa se multiplican los microbios en el interior del cuerpo.
- Período de desarrollo: hay una lucha entre el microbio patógeno y el organismo. Aparecen los síntomas propios de la enfermedad.
- Período de convalecencia: el organismo se recupera lentamente. En esta etapa son necesarios una adecuada alimentación y bastante reposo.

Defensas orgánicas

El organismo humano tiene tres barreras básicas para combatir las enfermedades infectocontagiosas: la piel y las mucosas (externas e internas), la sangre y los órganos linfáticos.

- La piel es el revestimiento externo del organismo, incluyendo sus salientes y entrantes. Su espesor varía entre dos y cinco milímetros, y está compuesta por dos capas fundamentales: la epidermis o externa y la dermis o interna.

- Las mucosas son membranas que tapizan las cavidades externas de nuestro organismo. Secretan una sustancia viscosa llamada mucus. En las vías respiratorias, las mucosas están provistas de cilios vibrátiles. Estos se mueven para rechazar y empujar hacia el exterior sustancias y partículas ajenas a nuestro organismo. Dichas sustancias y partículas sirven de vehículo a agentes patógenos.
La cantidad de mucus secretado aumenta en los estados infecciosos o en las inflamaciones como por ejemplo, en gripes o inflamaciones en las vías respiratorias.

- La sangre está constituída por dos partes: una líquida y otra figurada. Para cumplir con su labor defensiva, cuenta con dos mecanismos, que son la fagocitosis y la reacción antígeno-anticuerpo.

- Los órganos linfáticos están diseminados por todo el cuerpo, y por ellos circula la linfa. Si las bacterias llegan a penetrar en ellos son detenidas por los filtros que constituyen los ganglios linfáticos. En los ganglios linfáticos, las bacterias son atacadas por los glóbulos blancos, retenidas y fagocitadas. Si la infección es muy grande, los ganglios (en la imagen) se inflaman y duelen.

La inmunidad:

Los animales tienen barreras y sustancias naturales que ayudan a evitar las infecciones por microorganismos y parásitos. La inmunidad puede ser definida como la capacidad que tiene el organismo para resistirse a la infección por microorganismos patógenos.

Pueden distinguirse dos tipos de inmunidad:

- Inmunidad natural : es aquella con la cual el individuo nace. Se produce por los anticuerpos que la madre transfiere al hijo, durante el embarazo, a través de la placenta. También se llama inmunidad innata.
- Inmunidad adquirida : puede dividirse en activa y en pasiva.

a) Inmunidad activa: surge cuando el organismo crea anticuerpos como consecuencia de alguna enfermedad o por vacunación.

b) Inmunidad pasiva: se produce cuando los anticuerpos son suministrados al organismo por medio de sueros. Esta inmunidad es temporal, porque después de un tiempo el cuerpo elimina dichos anticuerpos.

Salud Pública

La Salud Pública es la protección y mejora de la salud de los ciudadanos a través de la acción comunitaria, sobre todo por parte de los organismos gubernamentales. La salud pública comprende cuatro áreas fundamentales:

1) fomento de la vitalidad y salud integral

2) prevención de lesiones y enfermedades infecciosas y no infecciosas

3) organización y provisión de servicios para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades

4) rehabilitación de personas enfermas o incapacitadas para que alcancen el grado más alto posible de actividad por sí mismas.

La presencia de estas cuatro importantes áreas entre las preocupaciones de las instituciones de salud pública quedó de manifiesto a escala mundial en 1948, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó en su definición de salud el bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de dolencias o enfermedades.

Publicado en: Científicas