Desarrollo embrionario

Cuando el oocito secundario sale del folículo, pasa a uno de los dos oviductos (puede permanecer con vida aproximadamente 24 horas). El oocito está rodeado por una capa protectora que posee lugares de unión a los cuales el espermatozoide puede fijarse. Cuando un espermatozoide se fija a un lugar de unión, su cabeza libera enzimas que rompen la cubierta protectora (zona pelúcida) del oocito y entra el núcleo del espermatozoide (la parte mediana y su cola permanecen afuera).

Este proceso genera un cambio en la carga eléctrica de la membrana del oocito que impide que otro espermatozoide entre. El oocito secundario completa la segunda división meiótica y se transforma en óvulo. Al unirse el óvulo y el espermatozoide, se forma el cigoto diploide.

Después de la fecundación, el cigoto se desplaza lentamente por la trompa de Falopio, ayudado por los cilios que recubren el interior de ésta. El cigoto empieza a dividirse por mitosis formando células idénticas no diferenciadas que permanecen unidas, al cabo de 3-4días aproximadamente después de la fecundación, ha adquirido la apariencia de una mora y por ello recibe el nombre de mórula (aprox. 32células)

Al crecer la mórula, se forma una cavidad en el centro  y se transforma en una esfera hueca de células llamada blástula y llega finalmente al útero.

El blastocisto está formado por tres partes: una cubierta externa de las células llamado trofoblasto; una masa interna de células, el embrioblasto (que posteriormente dará origen al embrión) y una cavidad llena de líquido llamada blastocele. Las células del  trofoblasto  ayudarán a formar las membranas embrionarias, secreta enzimas que permiten al blastocisto adherirse al endometrio 7 a 10 días después de la fecundación. La adhesión del blastocisto en el endometrio recibe el nombre de implantación. Una vez implantado, el blastocisto libera la hormona gonadotropina coriónica (GCH), la cual estimula al cuerpo lúteo a seguir secretando progesterona y estrógenos, manteniendo el endometrio. Una vez formada la placenta, ésta se encarga de producir GCH. Las pruebas de embarazo están basadas en la detección de esta hormona.

Estructuras para la vida

Además del embrión, durante el embarazo se forman los anexos embrionarios. Los anexos embrionarios son aquellas partes principales para que el embrión pueda subsistir, crecer y nutrirse. Algunos de estos anexos son creados solamente luego de la fecundación de una madre. Todas estas partes son fundamentales para que todo funcione como corresponde.

Los anexos embrionarios son:

  • el saco vitelino servirá para nutrir al embrión hasta que se establezca la circulación materno-fetal.
  • El alantoides servirá primero como depósito de los productos de excreción, e intervendrá después en la respiración y nutrición del embrión.
  • El amnios o cavidad amiótica (llena de líquido amiótico) rodeará al embrión para protegerlo de golpes y rozamientos.
  • El corion que más adelante formará las vellosidades placentarias y producirá la hormona Gonadotropina coriónica. Esta hormona aparece en la sangre y en la orina de las mujeres embarazadas hasta 10 días después de la concepción.

La placenta

Se desarrolla durante el embarazo y sirve para comunicar a la madre con el feto, atendiendo a las necesidades de respiración, nutrición y excreción durante su desarrollo. La placenta se localiza pegada al útero con dos caras, una de las caras proviene dela transformación de la mucosa del útero y la otra cara procede del embrión. El cordón umbilical que une al embrión  con la placenta se fija a la cara fetal.

El cordón contiene tres vasos sanguíneos: dos arterias para la circulación de la sangre del feto hacia la placenta y una vena para la circulación de la sangre de vuelta hacia el feto. La placenta se forma aproximadamente a partir de la cuarta semana de gestación y concluye alrededor de la semana 12.

Publicado en: Científicas

Novedades en tu email