Desarrollo embrionario

El huevo humano fecundado en la trompa de Falopio es transportado, mediante los cilios de las células del epitelio de la trompa, hacia el útero, donde se implanta, es decir, se fija y es recubierto por el tejido uterino. Los estudios de embriones de primates indican que tanto en el ser humano como en los monos la multiplicación celular se inicia durante el desplazamiento del huevo a través de la trompa.

El embrión implantado está formado por una esfera hueca, el blastocisto, que contiene una masa de células denominada embrioblasto, y que va penetrando profundamente en el endometrio uterino hasta quedar recubierto por el epitelio endometrial.

Una vez formado, el cigoto sufre una serie de cambios que lo llevan a constituir -primero- un ser humano en miniatura.

Para esto debe pasar por tres etapas, que son parte del desarrollo embrionario:

-Segmentación: en ella, el cigoto comienza a dividirse por mitosis en dos, cuatro, ocho, etcétera, células, que reciben el nombre de blastómeros. A medida que esto sucede, el embrión -u óvulo fecundado- va avanzando hacia el útero a través de las trompas.
Al término de esta etapa, se llega a un estado embrionario llamado blastocito , y así se implanta el embrión en el útero materno.
- Morfogénesis : en esta etapa se presenta una serie de movimientos y divisiones celulares. Como resultado, aparece un embrión alargado, constituido por cierto tejido nervioso muy primitivo y tres capas u hojas embrionarias: ectoderma , endoderma , y mesoderma .
- Diferenciación : en ella, cada capa embrionaria se va diferenciando y los distintos órganos del embrión se van formando. Por ejemplo, en el ectoderma se originan las neuronas, la epidermis, el pelo, las uñas, etcétera.
Terminada la etapa de diferenciación, el embrión tiene todos los rasgos humanos y sus órganos formados. Esto es alrededor del tercer mes de embarazo. A partir de este instante y hasta el nacimiento, se habla de feto . Desde el tercer mes en adelante, el feto crece, engorda y madura.

Estructuras para la vida

Además del embrión, durante el embarazo se forman los anexos embrionarios. Los anexos embrionarios son aquellas partes principales para que el embrión pueda subsistir, crecer y nutrirse. Algunos de estos anexos son creados solamente luego de la fecundación de una madre. Todas estas partes son fundamentales para que todo funcione como corresponde.

Los anexos embrionarios son:

- Saco vitelino: está presente en las primeras etapas del desarrollo del embrión y tiene como función almacenar el vitelo, que lo nutre.
- Amnios: corresponde a una membrana que envuelve totalmente al embrión y es capaz de producir un líquido llamado líquido amniótico . Este protege al embrión de golpes y sacudidas, ya que “flota” en el líquido. En términos populares, se conoce como bolsa de agua .
- Alantoides: anexo que se encarga de almacenar las sustancias de desechos del embrión, y del intercambio de gases.
- Corión: membrana más externa, que envuelve totalmente a las demás membranas. El corión forma vellosidades coriónicas que penetran en el endometrio del útero y en conjunto forman un órgano muy importante llamado placenta .

La placenta

La placenta es la línea vital de transporte del bebé aún por nacer. Se forma a partir de las mismas células que el embrión y se une a la pared interna del útero. La placenta forma conexiones con el torrente sanguíneo de la madre, del cual transfiere oxígeno y nutrientes al bebé. También se conecta con el torrente sanguíneo del bebé, del cual elimina los desechos y los transfiere a la sangre de la madre (para que sus riñones los eliminen).

La placenta cumple otras funciones que también son cruciales para un embarazo normal. Estas funciones incluyen la producción de hormonas que contribuyen a iniciar el trabajo del parto y efectuar el alumbramiento.

La placenta también sirve para proteger al feto de infecciones y sustancias potencialmente dañinas. Una vez que la madre ha dado a luz al bebé, la placenta ha cumplido su tarea y es expulsada.

La placenta madura es plana y circular y pesa cerca de una libra (450 g). Algunas veces, en cambio, tiene una estructura anormal, está mal posicionada en el útero o no funciona de forma adecuada. Los problemas placentarios se encuentran entre las complicaciones más comunes en la segunda mitad del embarazo.

Publicado en: Científicas