El cristianismo, dogmas y prácticas

Palestina fue convertida provincia sometida al Imperio Romano cuando éste estaba en su máximo esplendor, bajo el reinado de Augusto. Belén era un pueblo del reino de Judá, al sur de Palestina. En el nació Jesús, con lo cual dio inicio la nueva era en la historia de la humanidad. Su vida y obra se encuentran escritos en los Evangelios o libros de la Buena Nueva.

Casi toda su vida Jesús estuvo en Nazareth, ciudad de Galilea, al norte de Palestina, donde alrededor de los 30 años, comenzó a predicar, difundiendo su doctrina y los principios de su nueva religión, después de ser bautizado por Juan Bautista, quien desde hace mucho tiempo antes había predicado la llegada de un nuevo reino divino. Acompañado por los 12 “enviados” o “apóstoles” viajo por toda Palestina.

Los judíos no aceptaron a Jesús como el “Mesías” que ellos esperaban, mucho menos creyeron que fuera el “hijo de Dios”

Jesús fue visto como impostor y acusado ante el Consejo de Sacerdotes de nombre “Sanhedrín“, éste lo condenó a muerte por haber insultado a Jenovà y poner en peligro la doctrina religiosa judía, al hacer creer al pueblo que èl era “hijo de Dios“. Esta condena  no podía hacerse realidad sin autorización del gobernador romano Poncio Pilatos quien, en una audiencia pública, confirmó la sentencia y se lavó las manos para dar a entender que él se consideraba inocente de la muerte del condenado. Jesús sufrió entonces el tormento que en esa época se aplicó a los que no eran ciudadanos romanos, es decir fue azotado y crucificado en el monte Calvario.

Todas las religiones del mundo tienen como uno de sus propósitos principales explicar cuál es el sentido de la vida del ser humano, tanto para el mismo individuo en particular como para la sociedad a la cual pertenece. En este sentido, para ellas es importante el valor que se le da a lo terrenal o temporal en relación con lo divino, a la necesidad de renunciar a lo pagano para alcanzar la salvación.

El cristianismo por su parte, ha desarrollado una serie de valores posibles de aplicar para lograr la salvación del alma humana y darle una serie de características propias a la sociedad en que han de vivir en la tierra los hombres cristianos. En esta religión sobresale la importancia de la Divina Trinidad integrada por Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo, que el hijo de Dios hacia penetrar en el alma de los cristianos para que así éstos pudieran resucitar en la vida eterna. Para orientar debidamente sus principios, el cristianismo creó una institución llamada Iglesia conformada por todos los fieles y basada en la creencia de todos ellos.

Publicado en: SocioHistóricas

Novedades en tu email