Visión general de las civilizaciones

Después de haber sido cuna de la Revolución Neolítica, Medio Oriente fue testigo hacia el año 5000 a.C. de otra importante serie de transformaciones: la Revolución Urbana, que daría lugar a la aparición de las primeras civilizaciones.

Mesopotamia y Egipto, hacia el año 5000 a. C; China e India, alrededor de 2000 a.C; y los Andes y Mesoamérica, hacia el año 1000 a.C fueron los lugares donde se asentaron las civilizaciones agrícolas. De estas regiones originarias se expandieron a otras: al sureste de Asia, a Europa del norte y occidental y a África. Las civilizaciones agrícolas tuvieron muchos rasgos comunes:

  • Se asentaron en las riberas de ríos de gran causa o cerca de otras fuentes de agua.
  • Construyeron ciudades con templos y palacios, que contaban con complejos sistemas de irrigación y protección.
  • La agricultura fue la base de su economía. El arroz, el trigo y la cebada en algunos lugares, y el maíz, el frijol y la papa en otros, fueron sus principales cultivos.
  • Gracias a que tenían alimento asegurado, la población creció y comenzó a dedicarse a actividades distintas de la agricultura.
  • Existía un reparto desigual de la riqueza, que originó una sociedad en la que algunos individuos gozaban de privilegios, mientras que la mayoría carecía de ellos.
  • También gobiernos centralizados basados en la religión existía un rey o gobierno que mandaba sobre la sociedad, auxiliado para sacerdotes y un grupo de funcionarios que lo ayudaban a gobernar, a cobrar tributos o impuestos y a organizar ejércitos.
  • Desarrollaron sistemas de escritura y numeración, mostraron un gran conocimiento de las matemáticas y la astronomía, y un gran interés por las artes.
  • Tenían una religión politeísta. En todas ellas, la religión era un elemento fundamental para el funcionamiento social.
  • La palabra civilización viene del latín civitas, que significa ciudad, de ahí que denominemos civilizaciones agrícolas a estas sociedades.

Finalmente, entre las propias civilizaciones agrícolas, había diferencias, dado que se desarrollaron en sitios y tiempos distintos, cada una adquirió características especiales que las distinguían de las demás. El contacto que mantuvieron generó un enorme enriquecimiento cultural del cual somos herederos.

Publicado en SocioHistóricas

Novedades en tu email