La Constitución de 1917

La Constitución de 1917 fue la primera en la historia en incluir derechos sociales, marcando de esta forma un antecedente para el resto del mundo, lo que le otorgó el reconocimiento de “la primer Constitución social del Siglo XX”.

Los antecedentes de esa Constitución están en el Acta Constitutiva de la Federación, la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos de 1824, las Siete Leyes Constitucionales de 1836, las Bases Orgánicas de la República Mexicana de 1843, el Acta Constitutiva y de Reformas de 1847 y la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos de 1857. Se destaca además, la libertad de expresión y libre asociación de trabajadores en este documento.

A partir de su entrada en vigor han sido distintas las reformas que se la han procurado para adecuarlas a los tiempos y necesidades del país, buscando de esta forma garantizar la inclusión de todos los ciudadanos, se destaca la reforma hecha en 1953 que otorgó el derecho al voto a las mujeres y las reformas hechas para garantizar la libertad de voto en cargos de elección popular.

Aunque hoy nuestra Constitución difiere en el contexto como fue concebida en 1917, debido a las reformas que se le han hecho, representa un baluarte de la democracia de nuestro país y una herencia de la lucha revolucionaria, está Constitución aún nos rige y sus principios esenciales siguen normando la vida de México.

La Constitución se promulgó el 5 de febrero de 1917, se incorporaron ideas de los grupos revolucionarios. Retomó las libertades y los derechos de los ciudadanos, así como los ideales democráticos y federales de la de 1857. También reconoció derechos sociales, como el de huelga y el de organización de los trabajadores, el derecho a la educación y el derecho de la nación a regular la propiedad privada de acuerdo con el interés de la gente.

Publicado en: SocioHistóricas

Novedades en tu email