Victoriano Huerta

(1873-1913) Nació en Colotlán, Jalisco. Ingresó al Colegio Militar y fue un alumno destacado. En 1894 asciende a coronel. Participa en 1903 en la campaña contra los indios mayas en Quinta Roo y en 1910 combatió a los zapatistas del estado de Morelos. Cuando Porfirio Díaz renunció a la presidencia, lo escoltó hasta Veracruz. Ya en el gobierno maderista, consiguió el nombramiento de comandante militar de la ciudad de México.

En la rebelión del 9 de febrero de 1913, se une a los sublevados y entra en pláticas con el embajador de Estados Unidos en México, Henry Lane Wilson, para destituir al Presidente Madero, al que manda aprehender junto con el Vicepresidente Pino Suárez.

Cuando logra la renuncia de ambas autoridades, convocó al Congreso, quienes aceptaron la renuncia de Madero y nombraron presidente interino al Lic. Pedro Lascuráin. Este a su vez nombró a Huerta Secretario de Gobernación y renunció para que Huerta quedara legalmente investido como Presidente de la República. Esta maniobra les tomó menos de una hora, la noche del 18 de febrero de 1913.

Cuatro días más tarde, Madero y Pino Suárez son asesinados. Muchos se inconformaron con el nuevo gobierno; Francisco Villa sublevó todo el norte del país. En octubre de 1913, ya en plena revuelta, Huerta disuelve el Congreso. En las elecciones supuestamente sale triunfante, pero las fuerzas villistas habían logrado sonados triunfos y gran parte de la República se había rebelado. En el norte Villa triunfa quebrantando el poderoso ejército federal, en el oriente avanza Pablo González y por el noroeste Alvaro Obregón.

El ejército federal que defendía el gobierno de Huerta quedó definitivamente derrotado en Zacatecas el 24 de junio de 1914. Huerta renunció el 15 de julio y abandonó el país. Estuvo en Inglaterra y en España, finalmente se va a Nueva York (1915), donde fue recibido por un grupo de mexicanos interesados en que regresara al país. Huerta en Europa había entrado en relaciones con agentes del gobierno alemán que le ofrecían armas y respaldo económico, en Estados Unidos estuvo en estrecho contacto con los agregados naval y militar de la embajada de Alemania en Washington.

El gobierno de EE.UU. se alarmó por dichas acciones y puso a Huerta bajo estricta vigilancia, finalmente, cuando iba en camino a El Paso, Texas, junto con Pascual Orozco, fueron hechos prisioneros. Primero quedaron libres bajo fianza, pero luego Huerta volvió a ser encarcelado. En prisión Huerta enfermó gravemente, le permitieron reunirse con fu familia y el 13 de enero de 1916 murió a causa de una cirrosis hepática. En ese momento, el gobierno Norteamericano contaba ya con suficientes pruebas para juzgarlo por sus actividades subversivas.

Regresar