El significado de la poesía

La poesía puede considerarse como una de las artes más antiguas y difundidas. Originalmente unida a la música en la canción, se fue independizando y el ritmo propiamente musical fue sustituido por el ritmo lingüístico.

A veces llamamos a un poema poesía. Esto está bien, pero es conveniente saber que la palabra poesía se asocia también a cualquier manifestación, artística o no, que posea belleza, y que transmita la expresión de un mundo interior.

De este modo, podemos encontrar poesía en una película, en una novela o en una fotografía. Una hermosa lección acerca de esto, la da el poeta Gustavo Adolfo Bécquer en una de sus rimas.

Rima IV (Fragmentos)

No digáis que agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira:
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía. Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista; mientras la humanidad, siempre avanzando,
no sepa dónde camina;
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía! Mientras sintamos que se alegra el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore sin que el llanto acuda
a nublar la pupila; mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Ciertos avances tecnológicos como el ordenador pueden modificar formalmente la poesía, pero no su importancia, porque, como cualquier otro arte, sobresale por su capacidad de adaptación a los nuevos recursos y a las nuevas necesidades. La poesía, por otra parte, no es exclusivamente un fenómeno libresco.

Acciones poéticas o performances, recitales públicos, combinación de poesía e imagen en muchas experiencias de vídeo, hablan a las claras de su vitalidad y tal vez de un impulso ligado también a sus orígenes: el de convertir la palabra en un rito compartido.

Regresar