Las oraciones

Oración unidad lingüística mínima, dotada de significación, que no pertenece a otra unidad lingüística superior. La oración como unidad estructural está constituida por dos sintagmas fundamentales: sintagma nominal y sintagma verbal, que son los constituyentes inmediatos de la oración y corresponden a las funciones de sujeto y predicado.

El lenguaje nos sirve para referirnos al mundo, nombrando lo que hay a nuestro alrededor o en nosotros mismos.

Es por eso que el nombre y la acción, el sustantivo y el verbo son el centro de nuestra realidad y nuestro lenguaje.

Los lenguajes tienen su propio reglamento: la gramática, que determina cómo organizar los mensajes. Para que exista una buena comunicación, los elementos que componen un texto deben estar bien organizados. Esta organización se produce al aplicar un conjunto de reglas gramaticales que todos los hablantes de una lengua son capaces de usar, aun cuando no puedan explicarlas.

La oración gramatical:

Desde el punto de vista semántico, el sujeto es un sintagma nominal que realiza la acción verbal, del cual se afirma, niega, pregunta, exclama, duda o se desea algo; el predicado es un sintagma verbal con el que se afirma, niega, se pregunta algo del sintagma nominal.

Sujeto es la persona u objeto del que se dice algo, y predicado es un sintagma verbal que expresa todo lo que se dice del sujeto gramatical; esta relación gramatical establecida entre sujeto y predicado da lugar a las oraciones bimembres: Luis trabaja. Sujeto y predicado son las funciones sintácticas básicas de la oración. En oposición se dan las oraciones unimembres, que pueden ser enunciados con sentido completo, aunque sin alguno de los dos elementos organizadores básicos de la oración, es decir, sin el sintagma nominal o sin el sintagma verbal, o, a veces, el núcleo de ambos: Buenas tardes; !Socorro! ; y las oraciones impersonales, aquellas que carecen de sujeto gramatical: Llueve; Hay mucha gente; Es primavera.

La oración, como unidad de habla real con sentido completo que es en sí misma, puede contener un solo juicio (oración simple) o más de uno (oración compuesta).

La oración simple se caracteriza por tener como núcleo del predicado un solo verbo en forma personal, e indica una sola acción verbal: La casa es grande. La oración compuesta o compleja se caracteriza por tener dos o más verbos e indica más de una acción verbal: Luis se alegra tanto cuando sus hijos triunfan.

Los signos de puntuación

Los signos de puntuación (punto, punto y coma, etcétera) indican, en el lenguaje escrito, que se ha completado una idea o que ha finalizado una oración. En el lenguaje oral, indicamos lo mismo haciendo una pausa antes de seguir hablando. Si hablamos de corrido, sin detenernos jamás o escribimos sin puntos ni comas, es difícil entender lo que queremos decir.

Ejemplo:

Este texto, tal como está escrito, resulta difícil de interpretar. Intentemos averiguar su sentido:

· Primer intento:

Me gusta la playa, la montaña, la ciudad./
No me gusta el campo./ (dos oraciones)

· Segundo intento:

Me gusta la playa, la montaña; /
la ciudad, no. /
Me agrada el campo./ (tres oraciones).

Los signos de puntuación también son útiles para expresar la actitud, la intención o el estado de ánimo con que decimos algo. En el lenguaje oral, las inflexiones de la voz nos informan sobre las emociones del hablante, el grado de seguridad con que se expresa, su posición, etcétera. Mientras que cuando leemos algo escrito, desaparecen estas pistas y es necesario reemplazarlas por otras señales.

Las oraciones pueden ser de la forma:

- Las oraciones declarativas se emplean para afirmar o negar algo.
- Las oraciones exclamativas expresan sorpresa, admiración, entusiasmo.
- Las oraciones interrogativas expresamos duda, deseos de saber algo y a veces, incredulidad.
- Las oraciones imperativas se usan para dar órdenes y entregar instrucciones.
- Los signos de exclamación (¡!) y de interrogación (¿?) representan, en la comunicación escrita, las actitudes exclamativas e interrogativas. Es muy importante que los uses cuando escribas y leas, pues tus lectores u oyentes no tendrán dificultad para comprender, ni resultará una actividad inexpresiva o tediosa.

Los límites de cada oración están demarcados por los siguientes signos de puntuación: punto (.), punto y coma ( ; ), signos de exclamación (¡!), signos de interrogación (¿?). También puede indicarse el término de una oración mediante palabras como “y” u “o”.

Estructura de la oración

Examina las siguientes oraciones:

Grupo I
La primavera llegó por fin.
Los hombres pescan en el lago.

Grupo II
Hermosa mañana!

Las oraciones del Grupo I están compuestas por dos elementos o miembros:

- Primer miembro Segundo miembro
- La primavera llegó por fin
- Los hombres pescan en el lago

A las oraciones que tienen esta estructura bimembre, las llamamos proposiciones. El primer miembro es el Sujeto y el segundo recibe el nombre de Predicado.

Las oraciones del Grupo II tienen un solo miembro (unimembre). No es posible distinguir en ellas un sujeto ni un predicado. Se las conoce como aproposiciones.

Las dos estructuras de la oración:

·PROPOSICIÓN: SUJETO + PREDICADO (Bimembre)
·APROPOSICIÓN: NI SUJETO NI PREDICADO (Unimembre)

Publicado en: Comunicacionales