Los interrogativos y exclamativos

En nuestro idioma existen algunas palabras que pueden usarse para hablar normalmente, o bien, en especial para interrogar o exclamar. Hemos querido referirnos a estas palabras en forma aparte, porque también constituyen un caso especial al momento de poner tilde. Estas palabras solo llevarán tilde cuando están cumpliendo una función interrogativa o exclamativa; si no es así, no deben llevar tilde.

Ellas son: que, quien, quienes, cual, como, cuando, donde, cuanto. Como ves, no hemos puesto tilde sobre ninguna, ya que en este párrafo no cumplen una función interrogativa ni exclamativa. A continuación, te mostramos ejemplos en los que estas palabras sí deben tildarse, y ejemplos en los que no deben tildarse.

Con tilde

Sin tilde

¿Qué dijiste? Lo que digas, lo creeré.
¿Quién vive aquí? Sea quien sea, no me importa.
¿A quiénes invitarás? Quienes vengan, serán bienvenidos.
¿Cuál es tu casa? Es tal cual me la describiste.
¡Cómo puedes hacer eso! Eres como tu padre.
¿Cuándo volverás? Cuando llegues, avísame.

En todos los ejemplos de la izquierda, las palabras antes señaladas aparecen con tilde, ya que en algunos casos están formando parte de una pregunta, y en otros, de una exclamación. En cambio, en los ejemplos de la derecha, las palabras aparecen sin tilde, ya que no se encuentran cumpliendo funciones interrogativas ni exclamativas, sino que solo están dentro de un oración con entonación normal.

Las palabras adónde, cómo, cuál/es, cuán, cuándo, cuánto/a/os/as, dónde, quéquién/es, que tienen valor interrogativo o exclamativo, son tónicas y llevan tilde diacrítica. Los interrogativos y exclamativos introducen enunciados interrogativos y exclamativos: ¿Adónde vamos?; ¡Cómo te has puesto!; ¿Cuál es el suyo?; ¡Cuán hermoso es!; ¿Cuándo tienes que volver?; ¿Cuántos años tiene?; ¿Dónde ocurrió?; ¡Qué suerte ha tenido!; ¿De quién ha sido la idea? También introducen oraciones interrogativas o exclamativas indirectas: Pregúntales dónde está el ayuntamiento; Ya sé cuándo vendrá; No tenían qué comer; Estaba seguro de quién iba a ganar; Imagínate cómo habrá crecido que no lo reconocí; Verá usted qué frío hace dentro . Además, pueden funcionar como sustantivos: Se propuso averiguar el cómo, el cuándo y el dónde de aquellos sucesos . ( adónde, cómo, cuál, cuán, cuándo, cuánto, dónde, qué, quién ).

Cuando estas palabras son átonas, (salvo cual, que es tónico cuando va precedido de artículo) funcionan como relativos o como conjunciones y se escriben sin tilde: El lugar adonde vamos te gustará; Quien mal anda, mal acaba; El que lo sepa que lo diga. ( adonde, como, cual, cuando, cuanto, donde, que, quien ).

Regresar