Comportamiento de los seres vivos

Adaptándose al medio

Los seres vivos deben tener la capacidad de responder a los distintos cambios que en este se producen para poder sobrevivir al medio que los rodea. La supervivencia de cada uno de ellos va a depender de la capacidad de adaptación que tengan a estas modificaciones.

Existe una serie de características que distingue a los seres vivos, una de las más importantes es la irritabilidad. Precisamente, esta es su capacidad de responder a los distintos cambios del medio y le permite la adaptación a éste.

Estímulo y respuesta

A los distintos cambios que se producen en el medio ambiente -ya sea en el interno o el externo- se le denomina estímulo. Son ejemplos de estímulos: el agua, la tierra, la luz, las sustancias químicas, etcétera.

La capacidad de adaptación de los seres vivos se manifiesta de distintas formas, según se trate de animales o vegetales, y además de acuerdo a la complejidad del organismo.

Así, tenemos que, para responder a los estímulos:

– Los vegetales presentan tres tipos de respuesta. Estos son los tropismos , nastias y movimientos de turgescencia .
– Los animales utilizan los tactismos, reflejos e instintos.

Tropismos

Tropismo (del griego, tropos, ‘vuelta’), movimientos automáticos e invariables, de origen hereditario, que se producen como respuesta a estímulos determinados. Si el movimiento se dirige hacia la fuente del estímulo, se llama tropismo positivo y si se aleja de la fuente del estímulo, tropismo negativo.

Un organismo puede presentar un tropismo unas veces positivo y otras negativo ante el mismo estímulo, dependiendo de la intensidad del estímulo y de las condiciones fisiológicas del organismo. La proporción de respuestas aprendidas, en contraposición con las estereotipadas, aumenta con la complejidad de los seres, en la escala evolutiva.

Publicado en Científicas

Novedades en tu email