La estepa

Estepa (ecosistema), paraje llano y muy extenso que carece casi por completo de vegetación arbórea. El término estepa, en sentido estricto, tiene su origen en la palabra rusa stepj (traducido como desierto, en el sentido de no cultivado ni arbolado) con la que se nombran las praderas de gramíneas de la zona templada de Rusia y de la Europa del Este. Sus suelos están poco desarrollados, pero son ricos en elementos minerales aunque escasos en materia orgánica.

Desde el punto de vista geobotánico, la estepa pertenece al bioclima semiárido, frontera entre el desierto y las zonas con vegetación arbolada. En este clima continental aumenta la amplitud térmica: los veranos son más calurosos y los inviernos mucho más fríos, y la temperatura media anual desciende.

Al mismo tiempo las precipitaciones anuales disminuyen y los veranos se vuelven cada vez más áridos. Entre la zona arbolada y la estepa genuina se suele encontrar una zona ecotónica llamada estepa arbolada, donde el factor dominante es la topografía. No sucede lo mismo en la sabana tropical, donde el factor dominante es el clima.

La fauna

Entre los animales propios de la estepa están el coyote y el bisonte, en América del Norte; el avestruz en América del Sur; los caballos salvajes y los antílopes en Europa y Asia; el jerbo y el órix en Africa; y el canguro en Australia, además de una amplia variedad de reptiles, insectos y roedores, como el ratón topo, que vive bajo tierra.

Animales como el coyote se adaptan perfectamente a vivir en las estepas, donde recorren largas distancias en busca de agua y alimentos. En general, son especies capaces de soportar los veranos calurosos y los inviernos fríos y secos, que a su vez impiden el desarrollo normal de los vegetales. Esto obliga a los animales a emigrar en busca de pozos de agua fangosa.

Al igual que en los desiertos, las plantas herbáceas y el resto de la vegetación crecen en los períodos posteriores a las precipitaciones. Luego de las lluvias, viene un período de sequía latente durante varios meses. La estepa se distribuye en gran parte de nuestro planeta y la podemos encontrar en las zonas esteparias de la antigua Unión Soviética, las praderas y llanuras de EE.UU, las pampas sudamericanas y en parte de Sudáfrica.

Hierbas y arbustos

La vegetación de la estepa es del tipo xerófilo; es decir, se caracteriza por su buena adaptación a los lugares con escasez de agua. Aunque los tallos se sequen, las plantas mantienen su humedad y vida debajo de la tierra. La vegetación predominante es la herbácea, siendo bastante comunes las gramíneas, los arbustos espinosos, las hierbas y matas aromáticas.

Existen ciertos vegetales que tienen raíces que crecen en forma de tubérculos, donde se van acumulando reservas de líquido y sustancias nutritivas que se utilizan cuando vuelven a brotar.

Regresar