Desarrollo de las ciudades

Después del año 4000 a.C. apareció una de las creaciones más complejas de la humanidad: la ciudad. Desde este punto de vista, la tecnología no puede describirse sólo en términos de herramientas simples, avances agrícolas y procesos técnicos como la metalurgia, ya que la ciudad es en sí misma un sistema tecnológico.

A medida que la población fue aumentando, el hombre tuvo que organizarse mejor y conseguir alimento suficiente para todos. Esto llevó al descubrimiento de la agricultura, que le permitió una alimentación más estable y completa.

Éste es un hecho evidente en los primeros símbolos escritos que se usaron para representar una ciudad: un círculo con redes de líneas que indicaban los primeros sistemas de transporte y comunicaciones.

La agricultura obligó al ser humano a permanecer cerca de los sembradíos. Por eso, tuvo que instalarse en un lugar y construir lugares de habitación más sólidos, originándose, paulatinamente, las ciudades.Así, comenzó a cultivar su espiritualidad, su inteligencia y su capacidad para organizarse. Las primeras civilizaciones (Mesopotamia, Egipto, China y la India) son un claro resultado de esto.

La aparición de la ciudad hizo posible un excedente de alimentos y una abundancia de riqueza material que posibilitó la construcción de templos, tumbas y amurallamientos. La acumulación de metales preciosos, la construcción de murallas defensivas, y el control de los ejércitos y los sacerdotes aseguraron la ascendencia del rey, al que puede denominarse el primer tecnólogo urbano.

Los zigurats de Mesopotamia y las pirámides de Egipto o México simbolizan el poder organizativo y la magnitud tecnológica de los primeros asentamientos urbanos.

Los egipcios destacaron en el campo de varias ciencias

Sus conocimientos de Astronomía se evidencian en la creación de un calendario muy perfecto de 365 días, con 12 meses de 30 días cada uno y cinco días sobrantes al final. En Matemática llegaron a importantes niveles. La construcción de obras hidráulicas para el aprovechamiento de las aguas del Nilo, las mediciones agrícolas, y la precisión de las grandes construcciones de su arte funerario.

Llegaron a conocer con exactitud el valor del pi -símbolo matemático-, idearon una ingeniosa tabla de multiplicar, desarrollaron la agrimensura y la trigonometría, aunque desconocían el símbolo cero. Las prácticas de embalsamiento y momificación les hacen progresar en Medicina y Química. Prosperaron en los conocimientos anatómicos, incluso fueron frecuentes las operaciones quirúrgicas.

El llamado papiro quirúrgico de Seth describe hasta 48 casos de lesiones. Fueron además, capaces de elaborar productos curativos que actuaban eficazmente sobre órganos específicos.

Unas tablillas de barro encontradas en Tell el Amarna, dan cuenta de que los médicos egipcios se desplazaban a Siria y Mesopotamia. Los egipcios además, inventaron el reloj solar y la fabricación del papel y del vidrio.

El crecimiento de las ciudades también estimuló una necesidad mayor de escribir. Los egipcios mejoraron la tabla de arcilla, que era difícil de manejar, con la fabricación de un material similar al papel sobre el cual escribían con jeroglíficos. Este material se fabricaba utilizando la planta del papiro. Además, la ciudad provocó una nueva división del trabajo: el sistema de castas. Esta estructura proporcionaba seguridad, estatus social y ocio a la clase intelectual de los escribas, médicos, profesores, ingenieros, magos y adivinadores. Sin embargo, el ejército contaba con los mayores recursos.

Regresar