Los límites entre el mar y los continentes

El borde costero, que es la zona de contacto entre la tierra y el mar, no es parejo ni regular; por el contrario, cambia de forma continuamente. Los accidentes geográficos corresponden a cada una de las formas distintas que se dan en las costas: golfos, bahías, ensenadas, penínsulas, istmos y estrechos.

Las tres primeras formas – golfo, bahía y ensenada – nombradas de mayor a menor, corresponden a entradas de mar en la costa. El golfo se sitúa entre dos cabos, que son salientes de tierra o promontorios que entran en el mar.

La península es una porción alargada de tierra que se adentra en el mar, generalmente antecedida por un istmo, que es una extensión de tierra angosta que une a la península con la tierra firme.

Se llama estrecho al espacio que queda entre dos porciones de tierra firme, por el que pasa un brazo de mar que comunica a otros dos mayores.

Las desembocaduras de los ríos también determinan las formas costeras. Estuario, área costera semicerrada donde las aguas saladas se mezclan con el agua dulce de los ríos. La vida en el estuario está marcada por la salinidad, cuyo gradiente disminuye desde el mar abierto hasta las desembocaduras de los ríos. Según decrece la salinidad, la biodiversidad disminuye, porque la mayoría de los organismos que viven en un estuario son marinos. Los estuarios son unos ecosistemas muy productivos, si se tiene en cuenta que constituye el hábitat de gran parte de los seres vivos presentes en los mares y océanos del mundo. Esta riqueza es resultado de la acumulación de nutrientes que se da gracias a la interacción entre las mareas y los aportes fluviales en las desembocaduras de los ríos.

Delta, depósito de tierra o limo con forma de abanico que se origina, en el lugar donde una corriente fluvial desagua en el mar o en un lago, cuando la deposición de la carga que lleva el río en suspensión rebasa la tasa de evacuación. Se le llama así por su forma triangular que recuerda a la letra griega (delta).

El mar también provoca cambios en las costas, ya que la fuerza del golpe de las olas las va desgastando o erosionando:

  • Acantilados: cortes verticales y abruptos de la costa con forma variable.
  • Albuferas: laguna formada por el agua de mar que ingresa y se acumula en las playas bajas.
  • Barra litoral: acumulación de arena situada en la zona sumergida de una playa.
  • Farellón o farallón: roca alta y cortada que sobresale en el mar y también en tierra firme.
  • Marisma: es similar a la albufera. Es un terreno empantanado en la desembocadura de un río en el mar.
  • Playa: parte de la costa que las mareas cubren y descubren. Generalmente son planas y están cubiertas por arena o piedrecillas. Su ancho varía de acuerdo a las características de la línea costera.
  • Tómbolo: franja de tierra o arena que conecta una isla con tierra firme.
Publicado en: Científicas